Hoy me gustaría decirte que te amo, quiero compartir y comparto esa sensación contigo y con el mundo; hace tiempo comprendí que el bienestar que en ocasiones vivimos, hay que dejarlo salir para que se multiplique, te aseguro que funciona, y ahora me siento así. No te hablo de un Amor “de boquilla”, es el de verdad, el que se percibe cuando acabas de terminar de meditar y estás en un estado de unión con todo. Ojalá lo hayas experimentado alguna vez personalmente y puedas entenderme, si es así, házmelo saber, me encantará. Y si no, confío en que pronto puedas hacerlo y lo grites a los cuatro vientos, yo te estaré escuchando…

Hoy me gustaría hablarte de los que, para mí, son los dos tipos de Amor que existen, el incondicional y el condicionado. Pueden parecer iguales, y de hecho, se confunden y entremezclan en las mentes de los que están dormidos, aunque no tienen nada que ver el uno con el otro. El Amor condicionado es el que nace de la necesidad, del apego a personas, situaciones o cosas; el que te lleva a creer en la ficción de la propiedad, la certidumbre de que algo de lo que tienes te pertenece, casas, coches, parejas, hijos… Todo ello te transporta al mundo ilusorio del control, al miedo de perder lo que crees poseer, y entonces pueden aparecer los celos, la envidia, la soberbia, la ira y, por supuesto, la dependencia.

Sin embargo, el Amor incondicional habla el lenguaje de la generosidad, del compartir. Este Amor abre el corazón y las manos de quién lo experiencia, no sabe de propiedades, de futuros o de pasados, solo de aquí y ahora, de besos, de abrazos y caricias, de comprensión, de humildad, de paz y de vida.

Hoy me gustaría decirte que te amo, ahora que me siento pleno de todo lo que preciso a la vez que tomo conciencia de que ni poseo ni deseo nada…

“Ama incondicionalmente y recibirás las bendiciones del cielo interior que se gestará en ti”.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba