¡Respira! Es lo que les contesto a las personas que me preguntan sobre cómo meditar. Es fácil, focalízate en cualquier cosa que sólo habite en el momento presente; tu respiración o tu ritmo cardíaco son dos buenos ejemplos para ello. Empezar con la respiración es lo más sencillo, percíbela sin pensar en nada más, y ya estas meditando.

Independientemente del tipo de práctica que inicias, al principio, puede que sientas que te cuesta un poco; si te pierdes en tus pensamientos,vuelve amablemente a tu foco de atención; como si este fuera el único refugio que te protege de la tormenta que, a diario, se produce en tu mente.

Con la práctica diaria, primero unos cinco minutos al día y luego, poco a poco, subiendo el tiempo hasta los veinte, habrás empezado a realizar uno de los hábitos que más beneficios puede llevar a tu vida. Meditar en la compasión del corazón puede ser algo más complejo pero, con el tiempo, lograrás resultados excepcionales.

Una vez le preguntaron a Buda: “¿qué has ganado con la meditación? y este respondió: “Nada, sin embargo, te diré lo que he perdido: Ira, ansiedad, depresión, inseguridad y miedo a la vejez y a la muerte”.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba