La simplicidad de sentirse mejor con uno mismo…

La honestidad es una cualidad humana que consiste en actuar con rectitud y de acuerdo a como se piensa y siente. Por su parte, la psicología define la autoestima como la forma en la que nos valoramos a nosotros mismos. Y ambos conceptos están íntimamente relacionados. Por mi trabajo, he conocido a mucha gente que valoraba negativamente su vida, y en consecuencia a sí mismos, lo que hace que su honestidad y autoestima se vean mermadas drásticamente.

Seamos honestos, a pesar de la publicidad engañosa de la mayoría de cursos y talleres sobre crecimiento personal y autoestima, la única persona que puede proporcionarte auténtico Amor propio a medio y largo plazo, eres tú. Si bien es cierto que una buena estructura formativa y un paso a paso para el día a día, ayudan bastante. En Emoconciencia decimos que la autoestima es dinámica, esto implica que no se nace con ella, sino que va cambiando paulatinamente conforme vamos creciendo y madurando.

Valorarse sólo es posible si existe una clara disposición a cuidarse y complacerse. Intenta observar esto desde afuera, quizá con alguien a quien pudieras amar de verdad, por ejemplo a un hijo. ¿Cual es tu disposición para cuidarlo y complacerlo, para que crezca feliz y vigoroso? Pues con nosotros mismos pasa igual, cuando nos amamos de verdad, nos cuidamos y complacemos, haciendo todo lo posible por estar felices y con la mayor cantidad de energía posible. ¿A que para un hijo no existe pereza o justificación que valga?

Si ya tienes buena autoestima es porque previamente has sido honesto contigo, y ese es tan solo el primer paso para serlo con los demás, ya que no estarás en disposición de sentir algo desagradable haciendo sentir mal a otros. Sin embargo, tu bienestar predominará sobre el del resto, será tu prioridad. Ya que como es lógico, si yo estoy mal, es complejo que pueda tener una actitud positiva hacia otros.

Y es aquí donde suele entrar en escena nuestro ego, el cual nos pregunta ¿cómo vamos a ser nosotros lo más importante? Si eso es egoísmo, egocentrismo y soberbia. Pues bien, ahora pregúntate ¿quién dice esto en tu cabeza? Precisamente el mismo ego que, basado en el miedo y el pasado, hace todo lo posible por bajarte la autoestima y arrebatarte tu poder de elección. Las personas que no se dan prioridad con respecto a los demás, no son honestas consigo mismas, y como ya hemos dicho antes, sin honestidad no hay autoestima…

Entonces ¿cómo podemos empezar a valorarnos si nunca lo hicimos antes? La respuesta es simple, otórgate el papel de protagonista en tu vida, empieza a actuar como si ya lo fueras, y sobre todo confía. A continuación, también os detallo algunas acciones concretas, si os surgen dudas con alguna, podéis comentar este post y estaré encantado de resolverlas… 🙂

Haz una lista de las cosas que te hagan sentir bien, por ejemplo tus pasatiempos favoritos, y otórgales algo de tiempo. Haz uso de “Los pilares para Amarse a uno mismo”, a saber, alimentación variada y saludable, actividad física, descanso apropiado, relajación eventual e introspección. Y deja ir de tu vida todo lo que ya no uses, ya sean cosas o personas. 

También hay que priorizar, especialmente porque ya está más que demostrado que algunas cosas nos hacen sentir mejor que otras, por ejemplo: Más lectura y menos televisión, más fruta y verdura y menos carne, harinas y azúcar, más tiempo con las personas con las que te ríes y menos con las que sufres, y en especial, más enfoque en lo que te produce bienestar y tranquilidad, y menos en lo que te genera malestar y nerviosismo.

En el fondo es simple y todos los sabemos, sólo que nuestro ego nos pone todo tipo de excusas para no llevarlo a cabo, pero ¿sabes qué? Que cada vez que le prestamos atención nos sentimos mal, así que ni caso, porque si lo que piensas es desagradable, esa ni es tu verdad ni es tu camino, y viceversa. Y porque estoy absolutamente convencido de que eres mucho mejor de lo que crees, que lo mejor que tienes por dar, aún está por venir, y porque confío plenamente en que estás mucho más cerca de tu mejor versión, de lo que crees… 😉

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba