El crecimiento personal exige disciplina en las tres grandes esferas: la mental, la emocional y la física. La primera tiene que ver con nuestra forma de pensar y hablarnos a nosotros mismos, hábitos, comportamientos y actitudes. En ella se originan los apegos, expectativas y adicciones que nos atormentan, pero también la tranquilidad y la paz que nos renuevan interiormente.

La emocional es la que nos impulsa a realizar todas las acciones que llevamos a cabo, siendo el nexo de unión entre nuestro cuerpo físico y mental. Nos indica qué es bueno para nosotros y que no, algo así como nuestro manual de instrucciones. La motivación también se genera en esta esfera, y es clave para alcanzar cualquier objetivo que nos propongamos.

La última representa al templo que habitamos, el cuerpo. Es la proyección resultante de la energía producida por las dos primeras esferas, y nuestra única y mejor herramienta para desarrollar la misión que venimos a cumplir. Pienso que cuidar el organismo con ejercicio y una alimentación sana, me permitirá realizar con excelencia nuestra principal función, amarnos los unos a los otros y todo lo que hacemos.

“Donde no hay Amor, poned Amor y encontraréis Amor” San Juan de la Cruz

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

2 comentarios en “Crecimiento Personal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba