Bien es sabido que a menudo le otorgamos distintos significados a conceptos similares, incluso cuando nos referimos a una misma cosa. Lo curioso es que rara vez le prestamos atención a esto, cuando es el origen de gran parte de los conflictos en el mundo. A menudo defendemos las emociones y creencias asociadas a conceptos y etiquetas, más que a nosotros mismos. Como si tener razón en algo o convencer al otro de que estamos en lo cierto, fuera más importante que nuestra propia felicidad. Y ahí podemos incluir el idioma, las doctrinas, la religión, los ideales políticos o nuestro equipo deportivo favorito.

Por ejemplo, la religión ha sido manipulada durante cientos de años para que unos pocos obtengan dinero y poder. En los últimos tiempos también hemos asistido a como, una vez más, se ha utilizado el idioma para manipular y separar pueblos que vivían en paz; y todo por la misma motivación, tener más dinero y poder. Lamentablemente, el dinero y el poder vienen del exterior, es decir, nos pueden proporcionar satisfacción, pero nunca felicidad.

Cuando imparto charlas y formaciones, suelo encontrarme a personas que dicen no creer en Dios, y yo les explico que eso es imposible. La única forma de no creer en Él, es la falta de entendimiento, bien porque estén emocionalmente confundidos, alguien los haya manipulado, o simplemente no entiendan lo que Él significa. Si buscas en cualquier “libro sagrado”, todos ellos tienen distintas formas de explicar lo mismo, metáforas, símiles, parábolas, historias y leyendas. Sin embargo, todas coinciden en algo, y cuando algo se repite sistemáticamente, y además te hace sentir bien, es que estás en el camino…

La definición de Dios que comparten textos sagrados, maestros, profetas e iluminados de todos las épocas, es que Dios es Amor, y que Él está en todas partes. Pero nos cuesta entenderlo, y nos cuesta porque se trata de un concepto interno extremadamente simple. Y nosotros nos solemos relacionar con el mundo desde lo exterior, otorgándole una mayor importancia a todo lo relacionado con nuestra imagen externa y satisfacción inmediata, la que otorgan el dinero y el poder. El Amor requiere algo más de paciencia, y para eso nunca tenemos tiempo.

Ahora, por un momento, olvida todas las definiciones que te habías hecho o te habían enseñado sobre Dios. Por ejemplo que Dios es como una persona, que tiene ego, que se puede enfadar, o que tiene distintos puntos de vista. Si lo has hecho bien, y te quedas con la definición que te acabo de dar, lo podrás sentir cuando abrazas a un ser querido, cuando muerdes una fruta recién cogida del árbol, cuando ves las nubes pasar o disfrutas de un café con un amigo.

En mi opinión, la única función útil de la religión, es proporcionarle una estructura a la espiritualidad que facilite su entendimiento. Sin embargo, siempre ha sido explicada por personas, y estas les otorgan diferentes significados a conceptos y etiquetas que son iguales. Y ahí radican todos los conflictos del mundo. Como decía Einstein, “hay dos maneras de vivir tu vida: como si todo fuera un milagro, o como si nada lo fuera”, y como acostumbro decir, en tu elección está la puerta hacia tu cielo o hacia tu infierno…

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba