La mente tiene una tendencia natural a juzgar a las personas y circunstancias que le rodean. Puede quejarse de una madre que se preocupa, de una relación sentimental con carencias, de un trabajo aburrido, de un hijo desobediente o de un coche ya anticuado; si estás identificado con tu ego, este tipo de pensamientos te serán familiares.

Para convencerte de que los juicios tienen sentido o de que sirven para algo, el ego puede recurrir a tu derecho al pataleo o se justifica con ¡Todo el mundo lo hace! Ahora bien, si prestas atención, tomarás conciencia de que estos pensamientos te hacen sentir mal. ¿Qué dice tu ego de quién perdió a su madre, de quién no encuentra trabajo o pareja, de las personas que no pueden tener hijos, o soñar siquiera con adquirir un coche?

Si piensas en las respuestas, conectarás con la gratitud de lo que sí tienes, entonces podrás sentir el Amor por la vida y lo mucho que te ofrece en este momento.

“Te sientes pleno cuando amas lo que tienes hoy, lo que tuviste en el pasado o vayas a tener en el futuro siempre estará vacío…»

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba