El futuro tal y como lo imaginamos no existe, es sólo una proyección de nuestro cerebro que siempre parte del presente, una ilusión mental que intenta prever lo que va a ocurrir, generando expectativas que juzgamos como agradables o desagradables; por eso es mejor evitar mantenerse mucho tiempo allí…

A veces nos parece que el futuro tiene cosas buenas, pero todas ellas son producto de valoraciones que haces aquí y ahora. La planificación, la ilusión o el entusiasmo son en parte resultado de proyectarse hacia el futuro, pero si te das cuenta, todas ellas te acaban inquietando, y por eso se recomienda habitarlo sólo por unos segundos, volviendo rápidamente al presente, calmándote y tomando conciencia de lo que estás haciendo.

La ansiedad es un miedo a una situación futura que desconoces si se dará, y es muy probable que el origen de ese miedo sea una parte de tu pasado, pero al extenderlo a tu presente y proyectarlo hacia un futuro imaginario, sólo obtienes amargas consecuencias.

Hemos escuchado y leído muchas veces que la ansiedad desaparece tomando conciencia de lo que haces en el ahora, lo que no se dice tanto es que tenemos somáticos que se encargan de recordarnos que existe un posible peligro, y le creemos, y nuestro cuerpo reacciona en consecuencia. Lo cierto es que sólo se trata de una asociación errónea de ideas, y sin embargo, a muchas personas les atormenta hasta límites insospechados.

Planificar tu futuro es bueno, calcular riesgos seguramente también, pero más allá de eso permanecer mucho tiempo en el futuro puede convertirse en una obsesión, una que te domina y te posee, un conjunto de pensamientos incontrolados que se enfocan en una sola dirección hasta modificar los hábitos y conductas que tienes contigo mismo y con los demás, llegando a desarrollar miedos y creencias limitantes poco saludables.

Y puesto que imaginar el futuro es siempre una ilusión mental, toma conciencia de ello, y proyéctate a un futuro que te haga sentir de maravilla, por ejemplo, tras practicar todo lo que desde Emoconciencia te enseñamos sobre crecimiento personal…

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba