No se trata de cuánto dinero o posesiones obtengas, ni de cuántas mujeres u hombres puedas disfrutar; ni siquiera de tener a la pareja perfecta, simpática, inteligente y bella que todo el mundo desearía. Da igual cuantas casas o coches espectaculares llegues a tener en propiedad; si te hiciste a ti mismo con tu propio esfuerzo o naciste en el seno de una familia adinerada…

Tampoco tiene especial relevancia el que puedas disfrutar de lujosas y exóticas vacaciones cada año. Olvida lo que te vendieron como éxito, el reconocimiento externo o el deseo de poder. Nos educaron mal, o quizá lo malinterpretamos, pero lo cierto es que nunca encontrarás verdadera felicidad en ninguna posesión material, salvo cuando la regales…

No hallarás Amor en las cosas materiales, y aunque sin Amor puedes “vivir muy bien”, lo harás en un estado de carencia, a pesar de todo tu dinero; al final, te acabará alcanzando la desdicha, es sólo una cuestión de tiempo. Pero tampoco se trata de abandonar tus logros, sólo de cultivar tu interior para enriquecer tu exterior; y cuando lo consigas, obtendrás la Paz.

“Buscamos Amor en lo que vemos y tocamos, en lugar de encontrarlo donde lo sentimos…”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba