Cuantas miradas perdidas hay en el mundo, cuantos recuerdos dolorosos y duelos no resueltos, cuantas relaciones familiares y de pareja rotas, secretos inconfesables, culpas y vergüenzas. Son esas cosas que ocultamos en nuestro particular trastero del olvido, y que jamás solucionamos, las que acaban transformándose en el origen de todas las enfermedades.

Pero cuando observo todo ese dolor y sufrimiento, es el momento de tomar decisiones, empatizar o simpatizar, comprender o inmiscuirse, ser parte de la solución o ser parte del problema. Yo elijo empatizar, comprender y estar en la orilla de las soluciones. Así, ayudo a las personas que me lo piden, en el tiempo y forma que ellas mismas se van permitiendo.

Y es que ser terapeuta, es uno de los trabajos más bonitos del mundo, y también de los más exigentes. Por eso necesitamos ser muchos más, más de los que ayudamos al resto, más de los que animamos y damos ejemplo, más de los que tendemos nuestra mano a otros. Y para eso, no hace falta terapeuta, basta con ser amigo, padre, hermano o, simplemente, Ser.

Aprovecha siempre la oportunidad de ayudar a otros, su alivio, será tu satisfacción… Y así, todos salimos ganando.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba