Una reflexión sobre la vida de cualquiera…

Vamos a suponer por unos minutos que todos hemos venido aquí para aprender; y para eso hemos elegido unas características físicas y mentales, una personalidad (modificable), circunstancias personales y situaciones concretas. Sin embargo, muchas personas experimentan su existencia como un conjunto de problemas a resolver y de conflictos a olvidar, sin más objetivo que avanzar por la vida esquivando el mayor número de obstáculos.

Vamos a suponer por un momento que también venimos aquí para servir a otros; y para eso elegimos a un conjunto de personas que conoceremos a lo largo de los años; familia en general, parejas, hijos, algunos amigos, unos cuantos enemigos y perfectos conocidos. Sin embargo, mucha gente se aleja de sus familias y amistades, huye de los enemigos y evaden sus responsabilidades hacia los demás, malviviendo en soledad.

Vamos a suponer por unos instantes, que tenemos el poder de interpretar la realidad a nuestro antojo (libre albedrío), y de crear nuestra vida futura a través del enfoque mental  presente, consciente y agradecido. Sin embargo, una gran parte de la gente desconoce este poder y, al contrario de lo que desearían, interpretan su presente con sufrimiento, creando un futuro con características similares a las que rechazan hoy.

Vamos a dejar de suponer, es el momento de actuar, elegir un camino y seguirlo, sea cual sea. Da igual si es el correcto o no, hemos venido a aprender, ¿qué mejor forma de hacerlo que equivocándose?. Lo importante es saber que cualquier camino acertado se vive desde el Amor, la Paz y la Gratitud, ayudando a otros de la mejor manera que puedas y sepas.

Dicho todo lo anterior, y aunque nunca en tu vida te hagas consciente de todo esto, quiero expresarte mi respeto y admiración personal; porque aún sin saberlo, algo vas a aprender, algún servicio vas a dar, y a recibir; e inevitablemente, vas a crear una realidad que quizá no tenga mucho sentido para ti, pero sí que lo tendrá para otros. Y esta es la gran maravilla de la existencia, que todos cumplimos las reglas aún sin conocerlas, lo único que cambia es cómo las vives, y por eso te animo a elegir un camino, o no…   ; )

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba