En mi mundo perfecto todos nos amaríamos y seríamos generosos con los demás, les desearíamos lo mejor y le daríamos nuestro apoyo incondicional hasta que lograran sus metas. Escucharíamos con atención y cariño, estaríamos encantados de ayudar a cualquiera que nos lo pidiese, y compartiríamos el conocimiento que nos permitiera seguir creciendo, juntos…

En mi mundo perfecto las personas serían responsables de sí mismas, se cuidarían haciendo ejercicio, se alimentarían adecuadamente, aprenderían a meditar o a relajarse, y tendrían una actitud de mejora constante. Serían ecológicas con la madre tierra, reciclarían y se enriquecerían leyendo y aprendiendo de la historia y experiencias de nuestros antecesores.

Puede que tu mundo no te parezca perfecto, pero eso es sólo porque eliges experimentarlo así. Yo decido dar todo lo que me gustaría recibir, y si tú también lo haces, tu mundo será tan perfecto como el mío, porque tu mayor referencia del mismo eres tú. Puede que te parezca complicado, pero eso es sólo porque también eliges emitir juicios contra ti y contra los demás.

“No habría un mundo perfecto sin ti, porque tú eres el sentido y la razón que me motiva a mejorarlo cada día…”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba