El texto de hoy, es para todas aquellas personas que creen que el día tiene pocas horas. Aquellos que sienten que el tiempo es insuficiente para hacer todo lo que les gustaría. También para los que perciben el tiempo de forma acelerada, y se pasan el día buscando actividades con las que rellenar su vida, en lugar de rellenar su vida priorizando las actividades que mejor les hacen sentir. Tanto si te identificas con estas palabras como si no, te voy a decir algo importante. La verdadera felicidad exige disciplina, y si tu deseo es alcanzarla, mi recomendación es que adquieras un mínimo de tres hábitos saludables, voluntarios, y que puedas mantener en el tiempo. Y si son más de tres, mejor que mejor.

Se trata de priorizar, de poner primero lo que es mejor para ti, y no para los demás. Puedes priorizar una alimentación equilibrada y saludable, donde el alcohol, el azúcar y las harinas refinadas, sean una anécdota dentro de tus comidas. Puedes priorizar la actividad física, donde los ejercicios de alta intensidad están destacando por encima del resto en los últimos estudios. Puedes priorizar el descanso, donde acostarse más temprano y dormir 8 horas, está tomando especial relevancia en la opinión de los más renombrados expertos. Puedes iniciarte en la meditación, las técnicas de relajación o practicar enfoque mental, todas ellas similares aunque distintas, y siempre con excelentes y beneficiosos resultados…

También te recomendaría la práctica de la introspección, la cual puedes aprender con detalle en nuestra formación caminando al Maestro Interior , ahora también en cursos intensivos de fin de semana. Todas ellas son prácticas que, poco a poco, van a ir sacando lo mejor de ti. Y no sólo eso, cualquier práctica voluntaria que inicies y mantengas en el tiempo, con disciplina y paciencia, te va a reportar mucho más que la práctica en sí misma. Esto sucede gracias a la acción directa de un mecanismo de la mente no-consciente, el cual valora y recompensa generosamente todo lo que hacemos de forma voluntaria y para nuestro propio bienestar.

Y es que la disciplina, la perseverancia y la paciencia son valores internos muy valiosos, además de los compañeros ideales para alcanzar la felicidad que tanto deseamos. Al fin y al cabo, recuerda que el concepto de felicidad también es interno, y por lo tanto sólo trabajando adentro vas a poder conseguirlo…  😉

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba