Ahora que el calor aprieta y el cuerpo parece pedirnos mas descanso, me vienen a la cabeza algunas de las personas que he tratado con pereza, desgana o desmotivación. Y en todos los casos los síntomas son similares, ausencia de energía, pena, desconexión del mundo que los rodea y desinterés. Son personas inmersas en una especie de depresión donde ninguna meta parece satisfactoria. Que se preguntan ¿para qué? Sin obtener respuesta. Y a las que ningún beneficio les compensa del esfuerzo necesario para lograrlo.

Las razones pueden ser varias, padres separados o en conflicto, excesiva sobreprotección, deseos y frustraciones proyectadas desde los progenitores hacia sus hijos, actitudes para llamar la atención en el caso de los más pequeños, y un largo etcétera que podría servir para explicar los síntomas, especialmente en niños y adolescentes.

¿Y con los adultos? Con ellos ocurre algo curioso, ya que sistemáticamente, aparece la culpa y su correspondiente castigo, el “No me lo merezco”. Y lo que no se merecen es el Amor, en forma de atención, reconocimiento, o recompensa material. Por eso hacen poco o nada para conseguirlo, se acaban conformando con lo justo, lo suficiente para subsistir dentro de su propia percepción de la realidad. Una percepción del mundo complicada y amenazante, donde actuar implica un posible fracaso, o peor aún, volver a sentirse no aceptados. Algo que les ocurre de forma constante, puesto que el veto siempre es no-consciente, interno y autoimpuesto.

En el lado opuesto se encuentra la acción, especialmente la que viene acompañada de entusiasmo, arquitectos de todo éxito. Y es que cuando agradeces lo que ya tienes, y te sientes merecedor de lo que vas a conseguir, fruto de tu esfuerzo y determinación, el entusiasmo fluye a través de ti, y entonces, el universo se pone de tu parte. Y recuerda la frase de Don Gregorio Marañón, “La capacidad de entusiasmo es signo de salud espiritual.”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


2 comentarios en “La Pereza”

    1. Emoconciencia

      Muchas gracias Farah, me alegra saber que te gustó, confío en que sigas disfrutando del blog, saludos cordiales. Miguel Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba