Todos tenemos miedo, aunque no todos lo sentimos y experimentamos de la misma forma… Para entenderlo mejor podemos dividirlo en dos tipos: el primero es parte de nuestro cuerpo animal, el simple instinto de supervivencia que nos ha mantenido vivos todo este tiempo. Lo tenemos impreso genéticamente y nos sirve para identificar y prestar atención a cualquier situación potencialmente peligrosa para nuestra integridad física…

El segundo es totalmente diferente, ya que sólo existe como consecuencia de la falta de ando comenzamos a buscar el Amor más allá de nosotros mismos, habitualmente intentando captar la atención de los demás. Y es en ese instante cuando iniciamos un viaje que nunca llegará a su destino, porque si el Amor lo sientes en tu interior, cómo lo vas a encontrar más allá de ti…

Este último miedo es el que tiene tantas caras y nos afecta de muchas y variadas maneras, tantas como formas de compararnos con los demás. De él surgen todas las emociones y sentimientos no adaptativos que nos hacen sufrir, y por él creamos los patrones de evitación y las creencias que nos limitan, por ejemplo cuando huimos de los problemas, evitamos hablarlos, bloqueamos el llanto con el que desahogarnos, e incluso, cuando nos enfermamos con tal de no hacerle frente… Y todo por algo que sólo existe en tu imaginación.

Cuando tienes miedo lo primero que notas es ausencia de Amor, desconfianza e inseguridad, hasta el punto de no poder visualizarte haciendo aquello que te encantaría. Si le das valor y no te enfrentas a él, con el tiempo empezará a somatizarse en tu cuerpo, y sentirás una inquietud que te va a acompañar para siempre, salvo que la trabajes conscientemente. A largo plazo desarrollarás patrones de pensamiento, conducta y actitudes de evitación, o lo que es peor, de enfrentamiento, como la ira, la impotencia o la frustración constantes. De ahí a enfermar sólo hay un paso, que llegará nos guste o no.

Comprender y afrontar los miedos día a día es una forma de crecer como personas y superarlos, porque la evitación y el rechazo sólo los enquistan aún más. De ti depende, desafía a tu miedo, sube un peldaño más cada día, obsérvalo a los ojos y date cuenta de que sólo es un producto de tu imaginación. Lograrlo tiene múltiples ventajas, entre ellas confiar más en ti y sentir que todo es posible, lo cual seguro te hace sentir bien, lo que indicará que eso es cierto y una verdad para ti.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba