Para mi, una de las circunstancias que más conflictos produce entre las personas, si no la que más, es la ausencia de comunicación. Y más específicamente, de comunicación asertiva, que es la que habla de lo que de verdad importa. La que expresa los sentimientos y emociones propios, y la que siempre sabe cuando responder si o no. Y es que ¿cuantas veces habremos pensado “No l@ entiendo…”? Y no los vamos, ni las vamos a entender, al menos mientras sigamos evitando hablar de lo que de verdad importa.

Y es que, a menudo, dedicamos una gran cantidad de horas a conversar sobre asuntos de poca o ninguna trascendencia, como si cualquier tema fuera bueno, siempre y cuando evitemos con ello entrar en lo que sentimos. De hecho, nos pasamos la vida justificando actitudes y comportamientos, o criticando las de otros. Cualquier cosa vale con tal de no profundizar, de no tocar las heridas abiertas que todos llevamos dentro. Y además las protegemos, cuando las heridas lo único que hacen es condenarnos a repetir el dolor que nos producen.

Pero claro, cómo vamos a saber eso si nadie nos lo dice, cómo vamos a expresar lo que sentimos si nadie nos lo enseña, si no tenemos referencias ni ejemplos positivos en nuestro entorno. Los padres evitan llorar y expresar lo que sienten delante de sus hijos, los profesores delante de sus alumnos, y los jefes delante de sus empleados. Si en la sociedad en la que crecemos, las “figuras de autoridad” sólo nos enseñan a “ser fuertes”, a ocultar a toda costa nuestras vulnerabilidades ¿qué podemos esperar del futuro? Tan sólo conflicto.

Una buena comunicación asertiva empieza y termina en el “yo”, expresando todo lo que piensa y siente en primera persona. Deja ver las debilidades (donde reside nuestra verdadera fortaleza), y jamás habla de terceros, ya que nadie puede hacerte sentir nada de lo que sientes. Recuerda que “todo es interno”, nunca me cansaré de repetirlo. Y si no entiendes algo, pregúntame, cuéntame que es lo que sientes, comunícame tu insatisfacción, tu desacuerdo o incomodidad, es la única manera de poder entenderte, y la única forma en la que puedo ayudarte, si eso es lo que deseas… 😉

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba