Casi todo el mundo está de acuerdo en que el Amor es lo más importante de la vida, este lo inunda todo, lo abarca todo. Y es que sin Amor no somos nada, no disfrutamos de los días, de las cosas sencillas; ni siquiera de lo mucho bueno que tenemos. Sin Amor somos presa fácil de todo tipo de deseos, adicciones y obsesiones, todas las que el ego nos tiene preparadas.

Sin Amor acabamos sumidos en la pena, el victimismo y la negatividad. Buscando con ansiedad nuevos estímulos que nos aporten ese plus que nos haga sentir vivos, algo que dejamos de sentir de forma natural hace mucho tiempo. Y cuando alargamos esta situación, se comienza a gestar el mayor temor del ser humano, el miedo a estar solo, al vacío, a no Ser, a la nada.

Sin embargo, cuando tienes Amor verdadero no necesitas de artificios, simplemente eres. Dejas de intentar rellenar tu vacío con nuevas posesiones o con personas a las que mendigar cariño. Ahora puedes seguir teniendo cosas y gente a tu lado, pero sin apego, sólo por el afán de compartir ese Amor y la alegría de vivir que transforman el vacío en espacio.

“La soledad no es estar sólo, es estar vacio.” Séneca

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba