Todo lo verdaderamente esencial de esta vida sólo puede integrarse al experimentarlo por uno mismo. Por muchos libros que leas o consejos que te den, tendrás que equivocarte y pasar por el dolor que exige el mejorar, y es que sólo errando podemos seguir aprendiendo. En ese proceso, normalmente percibido como desagradable, es donde se gesta la sabiduría.

A menudo cuesta aceptar que para crecer como personas sea necesario dejar de resistirse a lo que es, a lo que ocurre, de ahí la frase “Lo que resistes, persiste”. Lo que has aprendido a través del dolor es, en gran medida, responsable de lo que eres hoy, con independencia de que se haya tratado de un dolor físico, emocional o una mezcla de ambos.

El es adaptativo e inevitable, aceptarlo como tal evitará transformarlo en sufrimiento. Nos enseña, entrena y curte en mil batallas de las que, por lo general, salimos victoriosos. Ya sea como soledad, tristeza, miedo o culpa, nuestra misión es confrontarlo como un periodo de transición hacia una mayor  y un mejor entendimiento de nosotros mismos.

“Cada dolor te hace más fuerte, cada traición más inteligente, cada desilusión más hábil y cada experiencia más sabio”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba