Desde hace unos meses tengo la suerte de impartir unos talleres de crecimiento personal que me ayudan a recordar la importancia de los conceptos sencillos, y también de la inmensa dificultad que para algunas personas entraña comprenderlos, o al menos, que comiencen a practicarlos. Yo, como todos los que estamos en el camino, a menudo me encuentro con obstáculos, que son lo mejor que nos puede pasar. Y es entonces, cuando me planteo si estoy listo para enseñar lo que yo mismo no he terminado de integrar…

Por este y otros pensamientos me considero un aprendiz, uno que comparte su certeza, producto de una fe profunda en el Ser humano y su infinito potencial. Y es que si, como creo, todos somos campos de energía e información, podemos lograr cualquier cosa que nos propongamos; eso sí, nunca sucederá desde el miedo, la comparación y la competencia feroz; sino desde el ando me viene a la cabeza la frase: “Aprendemos algo de verdad cuando lo enseñamos”, o por el simple hecho de compartirlo, hablándolo con nuestras familias, amigos o conocidos. Y es por esta razón, que en este año 2017 que está a punto de comenzar, voy a lanzarme a enseñar y compartir algo que podríamos definir como “más avanzado”, y que en realidad se trata de algo mucho más simple, precisamente por acercarnos a lo que realmente somos, a nuestro más profundo sentido de trascendencia, el único que otorga un auténtico sentido a las cosas… y a la vida.

Os invito a seguir en el camino, a no desistir y a seguir apoyándonos unos a otros, aunque elijamos senderos diferentes, ya que todos llevan al mismo lugar, al genuino encuentro, a la quietud y al Amor que todos somos y demostramos cada vez que logramos tomar conciencia…

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba