Hoy, me doy cuenta de la simplicidad maestra de lo que “Es”, de lo Perfecto, de lo maravilloso de cada momento, en sí mismo; de sentir como encajan las piezas, sin roces ni desgaste, sin resistencia, sin esfuerzo…

Desde el Amor y la Paz interior, doy gracias, siento la energía del que se entrega, del que recibe y del que observa todo; siento la pasión del cuerpo y el fluir de los pensamientos y emociones…

“Cuando tomes conciencia de que todo es perfecto, mirarás al cielo y sonreirás” Buda

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba