Si siento Amor, sé que es interno, y en mi deseo de compartirlo contigo, me permito disfrutarlo, multiplicándolo aún más… Es fascinante darme la oportunidad de sentirme bien, de abrazarte y desearte lo mejor, incluso en la distancia. Ser conscientes de esto, es lo que nos hace grandes, lo que nos empuja a seguir adelante más allá de los dramas reales o ficticios, aquellos que nosotros mismos gestamos, alimentamos y permitimos crecer…

Si siento odio, también sé que es interno, y a menudo quisiera esconderme o desaparecer, pero no puedo, porque entiendo que huir es inútil, ya que todo está dentro de mi. Y me castigo con mayor intensidad cada vez que le permito a mi ego culparte por ello, al fin y al cabo es mi responsabilidad, y lo agradable o desagradable que siento lo genero yo…

Si la vida te fascina, es algo interno que eliges tú, y si decides rechazarla, también… Las circunstancias, las personas y las cosas son neutras, lo único que cambia es la valoración que hacemos sobre ellas, la cual también es interna. Si te das cuenta de esto, puedes comenzar a cambiarlo todo, a verlo de una forma diferente, eligiendo en cada momento cómo te vas a sentir y con qué intensidad lo vas experimentar en tu cuerpo, en esa percepción física que llamamos emoción, y que también, surge de nuestro interior…

Me encantan las personas, especialmente las que a pesar de todo lo siguen intentando, las que se levantan después de caerse y continúan adelante, las que se esfuerzan por llegar más alto y sentirse mejor cada día. Y me emociono al nombrarlas, porque darme cuenta de sus valores y admirarlos, significa que yo también los tengo… Somos espejos los unos de los otros, otro sencillo concepto que también es interno…

Es posible que no me estés entendiendo, aunque también puede que estés disfrutando tanto como yo de este momento, y sin embargo, la paradoja es que en ambos casos será perfecto, porque lo habrás elegido tú, pues todo surge de nuestro interior. Y si deseas sentir gratitud, alegría o conexión, recuerda… “La libertad última no es estar donde quieres, sino elegir cómo te vas a sentir allí donde estás…”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba