Hace tiempo leí un texto de origen supuestamente budista que me encantó y con el que estoy totalmente de acuerdo. En teoría hablaba sobre parejas, pero creo que se puede aplicar a cualquier otro tipo de relación. Venía a decir algo así como que, cuando conoces a alguien, si comienzas a sentir inquietud o nerviosismo, es que esa persona no es la apropiada para ti o que, simplemente, es muy probable que no te convenga en tu vida; al menos, en el instante en el que se está produciendo el encuentro.

Por el contrario, si en el momento de conocerla sientes tranquilidad y relajación, es muy posible que sea una pareja apropiada o asociación ventajosa para tus propósitos.

En el tiempo que nos ha tocado vivir, en el que desgraciadamente le damos tanta importancia a las apariencias, esta forma de afrontar nuestras nuevas relaciones me parece un verdadero soplo de aire fresco, además de una nueva y ventajosa razón para mantener la atención en el momento presente y en las sensaciones que nuestro cuerpo nos ofrece a cada instante.

Tu nueva pareja o socio ideal no tiene porque tener los ojos azules, una sonrisa perfecta o una forma de hablar convincente; lo más importante es que percibas tranquilidad y confianza cuando estés con él o ella, pero además, es muy importante que sientas que estás formando parte de la relación o sociedad que estáis creando juntos. Así pues, asegúrate de elegir bien en función de tus necesidades reales, y no por lo que vayan a pensar los demás sobre ello. En este punto, lo realmente importante es que tú te sientas partícipe y a gusto, de este modo, las relaciones suelen funcionar mucho mejor…

Seguro que conoces a alguien que eligió una vida basada en las apariencias, si aún sigue con lo mismo, pregúntale si eso le hace realmente feliz, y si te responde que sí, fíjate en que no se trate sólo de una forma convincente de hablar.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba