Cómo sacarle provecho al conocimiento de nosotros mismos…

Cada persona tiene una manera específica de pensar, una forma única de comunicarse consigo misma y con los demás, incluyendo una forma particular de ver el mundo e interpretar la vida. Obviamente existen muchas similitudes entre unas personas y otras, pero todos tenemos distinciones que nos hacen especiales. Entender esto puede hacernos sentir muy bien, algo realmente agradable si conseguimos enfocarlo de la forma correcta.

El mundo está rebosante de información y sin embargo sólo podemos acceder a una pequeñísima parte de esta. El motivo es simple, el cerebro es como el ordenador que tenemos en casa, necesita de programas para funcionar adecuadamente, un software que le diga a qué tipo de información deben atender y qué hacer con ella. A nuestro cerebro le pasa lo mismo, necesita que le digamos a qué información debe estar atento y cómo interpretarla. A estos programas mentales los llamamos “Metaprogramas”.

Un metaprograma le indica al cerebro qué nos interesa, en qué tenemos que pensar y cómo filtrar la ingente cantidad de información que percibimos a diario. Todo ello de forma automática, es decir, sin intervención consciente por nuestra parte. Todos tenemos distintos metaprogramas, pero hay algunos que son comunes a todos los seres humanos, por ejemplo, el que nos dice de qué tenemos que alejarnos y a qué deseamos acercarnos. 

Si observas los pensamientos que tienes habitualmente, los conceptos que pasan por tu cabeza casi a diario, te darás cuenta de la cantidad de tiempo y energía que le dedicas a ideas que te hacen sentir mal. Pues bien, todo esto está definido por tus metaprogramas,  la buena noticia es que podemos conocerlos e incluso, cambiarlos. Continuando con el metaprograma anterior, te vendría muy bien saber si lo que más te motiva es escapar de aquello que te disgusta o el hecho de lograr lo que te apasiona.

Por ejemplo, si eres de los que te concentras en huir de antiguos conflictos y estás buscando iniciar una nueva relación, sería interesante tener en cuenta qué es lo que quieres evitar a todo costa en tu nueva pareja, porque eso será lo que realmente te motive y donde pondrás el foco…

Si por el contrario eres de los que se enfocan en encontrar nuevas sensaciones, para ti sería ideal revisar tus preferencias y cómo te gustaría sentirte en tu nueva relación. Todo es una cuestión de enfoque, luego conocer el contenido del metaprograma en el que nos movemos normalmente, facilita mucho la búsqueda de lo nuevo que queramos experimentar en nuestra vida.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba