En nuestros primeros años de vida, todos teníamos una idea fija en la cabeza, que nuestros padres eran los mejores, los más perfectos y buenos del mundo. La mejor madre y el mejor padre que podía habernos “tocado”. Sin embargo, es posible que algunos de nosotros, ya en la edad adulta, hayamos cambiado nuestra percepción sobre ellos, y pensemos que de pequeños, sólo teníamos una visión infantil y edulcorada de la realidad.

Sin embargo, es bueno recordar que filtramos la realidad en función de cómo nos sentimos cada día, que nuestras creencias limitantes o potenciadoras, son responsables de cómo vemos todo lo externo, el mundo y los seres que lo habitan. Luego es más probable, que la visión distorsionada no sea la de aquellos niños que observaban a sus padres con atención y Amor infinito, sino más bien la actual, la que compara, juzga, y ataca todo lo que no se asemeje a su propio modelo de cómo tienen que ser las cosas.

Cuando hablamos de mejorar a nivel personal, el camino más rápido es trabajar todo lo que nos disgusta de nuestros padres, y te garantizo que hay mucho trabajo por hacer ahí, por muy bien que te lleves con ellos. Esta es una máxima que siempre se cumple, al fin y al cabo, somos el fiel reflejo de nuestros padres. Y lo creamos o no, hemos heredado su genética, su cultura, sus costumbres y hasta sus conflictos emocionales no resueltos.

Somos lo que somos gracias a nuestros progenitores, y si te gusta como eres y la vida que llevas, sentirás gratitud hacia ellos. Y si por el contrario, no te gusta cómo eres ni la vida que tienes, estarás en conflicto hasta que lo entiendas; y en eso, desde Emoconciencia te podemos ayudar. En la actualidad, cuando miro a mis padres, creo poder verlos como lo que son, buenas personas con sus virtudes y defectos, tantos como tú o como yo.

Yo ya entendí, como cuando era muy pequeño, que mis progenitores han sido perfectos para mi, los mejores que podía llegar a tener. Que han sido, son y serán los padres que yo elegí para ser quién soy, los que me han facilitado el aprendizaje que vine a realizar; algo por lo que les estaré eternamente agradecido. Y si tú ya has llegado a la misma conclusión, y tienes la opción de disfrutarlos, te sugiero que aproveches las próximas fiestas para agradecérselo, y si ya se fueron, para recordarlos tal y como se merecen…

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba