Este ha sido un gran año, y aunque puede que no pienses lo mismo, recuerda que hemos sido testigos de importantes acontecimientos; que hemos tenido la opción de ser más conscientes, aunque hayamos elegido vivir como zombis; que la forma de tomarnos las cosas nos ha influido a nosotros, pero también a nuestra familia y entorno cercano… Pero especialmente recuerda que todo es una cuestión de perspectiva, y que la forma que tienes de pensar, hablar y actuar genera tu realidad.

Y aunque no sirva de mucho hacerlo, si te vas a arrepentir de algo, que sea de no haber abrazado y besado más; de no haber escuchado con más atención a las personas a las que de verdad importas; de no haber dicho en más ocasiones “Te Amo” por miedo a lo que hayan podido pensar; o de no haber pasado más tiempo con los amigos que, de verdad, te hacen sentir bien…

También quería agradecerte que, una semana más, estés aquí y ahora leyéndome; al fin y al cabo tu tiempo es lo más valioso que tienes. En este nuevo año a punto de llegar, sólo deseo que sigamos enriqueciéndonos juntos, y ya que pedir es gratis, me encantaría que hicieras más comentarios sobre los textos que publico para ti, porque tu opinión e inquietudes son muy importantes para mi, y porque además así me ayudas a seleccionar temas interesantes sobre los que seguir escribiendo todas las semanas…

Y para terminar, os dejo con la frase de una amiga que comparto totalmente; “Me gusta comer de verdad, beber de verdad, besar de verdad, charlar con mis amigos de verdad, enamorarme de verdad, y cuando pones tanto en todas esas cosas, lo más normal es que salgas llena de cicatrices…” Y yo me pregunto ¿Acaso no es eso vivir de verdad?

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba