Te abrigas cuando tienes frío, bebes cuando tienes sed, duermes cuando tienes sueño, y así con muchas de las percepciones con las que tu organismo te informa de lo que necesita. Son las señales que nos indican las necesidades que tiene el cuerpo, y cuando las percibimos solemos satisfacerlas, de lo contrario, sabemos que la situación tiende a empeorar…

Sin embargo el cuerpo puede hacerte otro tipo de señales quizá más intensas pero, menos obvias, a las que prestamos poca o ninguna atención; cuando nos duele la cabeza o la espalda, dormimos mal o tenemos malas digestiones. Nos referimos a dichos síntomas con expresiones como “Me siento mal”, “tengo mucha tensión” o “este alimento no me ha caído bien”.

Para solucionarlo dejamos de comer dicho alimento, compramos una almohada nueva o nos tomamos una pastilla. Con las emociones “negativas” que sentimos es muy similar, tendemos a ocultarlas o disimularlas por todos los medios. ¿Las consecuencias? que la situación tiende a empeorar, y eso es más cáncer, infartos, enfermedades degenerativas, ansiedad y depresión.

“Cuando nos negamos a sentir, desechamos una información tan necesaria para ser felices, como el alimentarse lo es para vivir.”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba