¿Sabes quién eres? Solemos creer que sí, sin embargo la mayoría sólo somos conscientes de unos pocos patrones de pensamiento y comportamientos asociados. Es más, nuestra gran referencia es cómo nos ven y reaccionan ante nosotros los demás, nuestro entorno; y esto es así desde la infancia, cuando buscábamos constantemente atención y reconocimiento.

De hecho, habitualmente le damos más relevancia a esta retroalimentación externa que a lo que sentimos internamente. Piensa que, incluso nuestra personalidad básica, está muy influenciada por la familia, la sociedad, la cultura y la religión predominante, lo cual varía según donde hayas nacido. Dicho esto, te invito a responder las siguientes cuestiones…

Si lo que crees que eres, son arraigados patrones de pensamiento y conducta en forma de hábitos ¿deberías comportarte ante los demás como se te supone o como te gustaría?

Y si a diario introduces pequeños cambios de conducta en tu vida ¿puedes convertirte en la persona que deseas ser? Por supuesto, y ¿se te ocurre una forma mejor de alcanzar la felicidad?

“Porque recuerda, un poco a diario consigue más cambios que un mucho eventual.”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba