Siempre he admirado la habilidad de hacer reír a los demás, especialmente a los que evitan hacerlo metiéndose con otros. Hace poco escuché decir “¡Bromas, bromas, detrás de ellas siempre hay una verdad…!” Y es que estoy de acuerdo en que, cuando bromeas sobre alguien, hay una parte de verdad en lo que dices, por eso hace gracia… y por eso duele… La verdad ofende.

El mejor cuando te comiste eso tan picante o rompiste aquella figura jugando. Ríete de ti mismo y cuéntalo, es una de las terapias más baratas que conozco.

“El sentido del humor consiste en saber reírse de las propias desgracias”. Alfredo Landa

“La percepción de lo cómico es un lazo entre los hombres”. Ralph W. Emerson

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba