Conozco bien a los perfeccionistas, empezando por mi mismo, además es un adjetivo calificativo en el que me he movido con fluidez durante muchos años, y en cuyas aguas aún nado con soltura. Los perfeccionistas tienen muchos y variados compañeros de viaje, por supuesto, unos con más equipaje que otros… Por ejemplo los detallistas, los cuidadosos, minuciosos, suspicaces, quisquillosos o delicados; y también algunos más intensos, como los impacientes, exigentes, desmedidos, compulsivos y déspotas; actitudes que proyectan sobre sí mismos, y a menudo también sobre los demás.

Soy de los que piensan que, a nivel interno, siempre hay que seguir mejorando; y que de hecho, una de las actitudes más importantes que podemos cultivar, es el de la mejora constante. Sólo con observar las situaciones que nos molestan del exterior, o cómo nos enojamos por exceso o ausencia de ciertas actitudes de las personas de nuestro entorno, ya tenemos un campo enorme y constante de trabajo y mejora interna. De ahí la conocida frase “Lo que no me gusta en ti, lo corrijo en mi”.

Y si somos sinceros, el perfeccionista sufre, y sufre mucho. El nivel de responsabilidad y auto exigencia puede llegar a ser tan alto, que uno puede terminar por agotarse y enfermar. Así pues, es fundamental poner límites, de lo contrario la presión interna y externa a la que estas personas se exponen, puede llegar hasta niveles insospechados. Los que han pasado por eso o conocen a gente que vive así, saben de lo que hablo…

Cuando aparecen personas perfeccionistas o híper responsables en mi consultorio, algo bastante común, lo primero que hago es hacerlos conscientes de ello, ya que muchos ni siquiera se han dado cuenta o no lo reconocen. A continuación, suelo preguntarles cual es el sentimiento o emoción que les hace mantener esa conducta compulsiva y auto limitante. También, qué es lo que están evitando con ello, o de qué familiar o cuidador han copiado dicha actitud y comportamiento. Y por último, les cuestiono sobre el objetivo, es decir, qué tendría que pasar para que dejaran de hacerlo, o hasta cuando tienen pensado seguir actuando así.

Dice la famosa frase, que “La perfección no existe”, y aunque parezca una paradoja, quizá sea cierto, al fin y al cabo creo que siempre hemos sido, somos y seremos perfectos, y por definición, lo que ya es perfecto es imposible de mejorar.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba