Si quieres evitar sentirte estancado, haz como el agua y fluye en otra dirección…

La vida es maravillosa, además de una gran maestra. Cada día nos regala alguna experiencia nueva con la que aprender, otra cosa es que logremos aprender cada día. Y es que estamos más atentos a las “obligaciones” diarias que nos hemos autoimpuesto, que a llevar a cabo la tarea más importante de nuestras vidas, hacernos sentir bien a nosotros mismos.

“Cuando uno se siente mal, todo parece ir mal”. Ya sabes, juzgamos la realidad en función de cómo nos sentimos. No importa lo agradable que sea una situación, si te sientes mal no podrás disfrutarla. Y al contrario, incluso en situaciones extremas, siempre hay personas que se gestionan bien emocionalmente y aportan optimismo en momentos nefastos.

La clave está en ponerle más atención a todo lo que nos gusta y tiene que ver con nosotros. Piensa bien la respuesta a esta pregunta ¿cuántas de tus tareas y obligaciones diarias tienen a tu propio bienestar como objetivo? La mayor parte de la gente trabaja y ocupa su tiempo en hacer cosas por y para los demás, porque claro, hacer cosas por ti es de egoístas.

Si como a mí, te educaron para complacer a los demás, quizá sea el momento de fluir en otra dirección y priorizar lo más importante, tú. La decisión requiere cambios y, ya te adelanto que los beneficiados de tu anterior comportamiento empezarán a quejarse, pero ahí estarás tú para ponerlos en su sitio, porque estar bien te permite vivir los desafíos como lo que con, una maravillosa enseñanza de la vida.

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba