Es probable que alguna vez hayas sentido apatía o tristeza sin razón aparente. Que hayas padecido uno de esos días “negros” en los que todo parece salir mal, sin energía, y en los que piensas que hubiera sido mejor no levantarse. Uno de esos días en los que la mente se convierte en nuestra peor enemiga y, lo más frustrante, de la que no podemos ocultarnos.

Si te ha ocurrido, es porque el día anterior tuviste un disgusto, pensaste en algo desagradable o soñaste con algo inquietante, aunque posiblemente ni siquiera lo recuerdes. Pero eso activó uno de tus personajes: “patrones de conducta, pensamiento o actitudes que proyectamos hacia situaciones o personas”. Y es que la vida es cíclica, tiene fases de subida y de bajada.

Me gusta ver mi existencia como una obra de teatro en la que soy el director y el principal actor. Aceptando que no siempre estoy bien, que puedo enfermar, que soy falible y que eso también es parte de la vida. Pero lo más importante es vigilar mucho los personajes que interpretamos, porque son como las drogas, cuanto más las usas más te cuesta salir de ellas.

“No estamos cansados de la vida, estamos cansados de representar siempre a los mismos personajes.” Frase extraída de la película-documental “Entre Maestros”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba