¿Conoces a alguien genuinamente amable? La actitud que más beneficio aporta a las personas es la amabilidad… Conlleva sentir una intensa compasión por todo el mundo, una constante apertura hacia los demás, un amplio sentido de la empatía y un pensamiento libre de juicios. Todo junto genera y amplifica la más pura de las energías, el auténtico Amor incondicional

Decía el gran Mahatma Ghandi: “Si quieres ser amigo de Dios, o te quedas solo, o eres amigo de todo el mundo”. Ser amable produce un gran impacto emocional y energético en las personas, un profundo bienestar del que se beneficia el portador en primer lugar, y que además, actúa como un poderoso relajante de cualquier tipo de tensión física y psicológica.

La simple intención de ser más amable ya te aporta ventajas, y su práctica es muy sencilla. Siéntate frente a un espejo y obsérvate con la mirada ligeramente desenfocada, relaja cualquier tensión de la cara y evita gestos y juicios. Observarte tal cual eres durante unos minutos, sin aditivos ni colorantes; y comenzarás a sentir la grandiosidad de lo que ya eres.

Y es que ¿cuál crees que sería el rasgo fundamental de la personalidad de Dios si fuera humano? Evidentemente, la amabilidad…

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba