Hay términos poco conocidos como “conectoma”, “genoma” o “epigenética”, que tienen mucho que ver con todos nosotros. Un ejemplo práctico que los incluya es cuando tratas con una persona durante cierto tiempo, y le tienes estima, entonces ella empieza a formar parte de ti, hasta el punto que lo que sientas por ella, puede llegar a cambiar hasta tu genética.

Lo más curioso es que esta información pasa a través de tus genes a tu descendencia, y por lo tanto a tus hijos y nietos, de ahí la sensación tan cercana con la que algunas personas perciben a familiares que nunca conocieron físicamente. Pero además existe un concepto aún más fascinante, y es que las personas que han fallecido o viven lejos siempre estarán dentro de ti…

Esta es una nueva y maravillosa forma de percibir la muerte o la marcha de un ser querido, ya que a pesar de no tenerlos cerca, en el fondo siempre estarán con nosotros. Dicho esto, lo importante aquí es darse cuenta de cómo recuerdas a esas personas, es decir, cual es la forma en la que decides honrarlas, con pena y rabia o con Alegría y Amor. Eso sólo es decisión tuya…

“Lo importante de todo esto es que, cada decisión que tomo tiene consecuencias para mí y las personas de mi entorno, pero también para los que aún están por llegar.”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba