La mayoría creemos que, en general, actuamos libremente; pero lo cierto es que todos somos prisioneros de nuestros condicionamientos. Algunos, se fundamentan en nuestra propia experiencia personal pero, la mayoría, los incorporamos a nuestro catálogo particular en base a los paradigmas familiares, sociales, culturales o religiosos con los que crecemos.

En nuestra constante búsqueda de reconocimiento, actuamos diferente en función de las personas o circunstancias que nos rodean. Así, evitamos o modificamos comportamientos de forma no-consciente, renunciando a la libertad de cómo proceder en cada momento y, por tanto, también a relacionarnos de forma auténtica con los demás, a fluir.

Jugando con las palabras, para mí el “condicionamiento” es “Pensar o realizar una acción a condición de mentirme”; es decir, asociar ideas y creencias, casi siempre falsas, de forma automática, impidiéndome actuar como realmente soy. Por fortuna, la práctica del auto-conocimiento, las terapias o la meditación, nos ayudan a acercarnos a nuestro diseño original.

Y es que, como dijo Bruce Lee, tomar la forma del recipiente no cambia al agua… “Be Water my Friend”

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba