Es fascinante observar las maravillas que hacemos los seres humanos cuando invertimos tiempo y dedicación. A través de Internet tienes la posibilidad de ver miles de videos con gente haciendo cosas increíbles, y no dejo de sorprenderme y de admirar las habilidades que llegan a desarrollar, a veces incluso de forma espontánea.

Por otro lado, soy un convencido de que todos tenemos algunas de esas habilidades, además, es probable que ya tengas varias desarrolladas y ni siquiera te hayas dado cuenta. A ti te parecerán lo más normal del mundo y les quitarás importancia, sin embargo si otros te vieran hacerlo se quedarían alucinados. Es más, seguro que ya tienes algunas en mente, independientemente de que te lo hayas planteado alguna vez, y si no, quizá ahora sea un buen momento para hacerlo…

Sólo una recomendación, no te compares con nadie cuando respondas a las preguntas que te voy a formular, si lo haces te quitarás valor, y eso es justo lo contrario de lo que quiero conseguir… Y ahora dime, o mejor escríbelo en un papel: ¿Qué cosas se te dan bien? ¿Cuáles son tus habilidades? ¿Cuántas mejorarían si le dedicases el tiempo suficiente? ¿Con cuales disfrutas más o te sientes mejor?

A menudo, las mejores cosas que nos pasan en la vida comienzan en un instante en el que nos sentamos con nosotros mismos a preguntarnos cosas. Quizá no seas el mejor o la mejor del mundo en lo que ya haces bien, pero probablemente sí lo seas de tu comunidad o de tu entorno, y eso es más que suficiente si careces de ambiciones poco útiles.

Y ahora, la guinda del pastel. Cuando reconoces qué se te da bien y te encanta hacer, es el momento de empezar a dedicarle tiempo; la mayoría de las personas que han cosechado éxito personal o profesional antes que tú comenzaron así, con una actividad que les hacía disfrutar mucho. Y si además le añades una pizca de entusiasmo, un puñado de buena actitud y además lo aderezas con paciencia, tienes el éxito asegurado.

Y quién sabe, quizá el próximo video que vea en Internet sea el tuyo… Mientras tanto me seguiré sorprendiendo y admirando de las cosas tan increíbles que, aún sin conocerte, sé que eres capaz de hacer…

Texto original de Miguel Ángel Pérez Ibarra para Emoconciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba