Una vida feliz y saludable es siempre una responsabilidad personal, por esta razón, desde Emoconciencia recomendamos cuidar a diario cuerpo y mente con una rutina de actividades físicas, una alimentación sana y equilibrada, practicar meditación o técnicas de relajación e iniciar un proceso diario de introspección y autoconocimiento.

La terapia de Emoconciencia es resultado de un intenso trabajo de confirmación clínica de su hipótesis durante más de 5.000 horas. A todo ello le sumamos un conjunto de protocolos y procedimientos diseñados especialmente para alcanzar beneficios objetivos en un corto periodo de tiempo. Los resultados hablan por sí solos.

En los últimos años, con la integración del Mindfulness en la terapia, los protocolos de formación a clientes han tomado especial relevancia. Destacando la importancia que supone que las personas que acudan a terapia asuman su propia responsabilidad en el proceso terapéutico. A mayor implicación personal, mejores y más rápidos resultados.

En la actualidad, la terapia cuenta con una amplia gama de herramientas para gestionar con éxito prácticamente cualquier síntoma. El campo de influencia de Emoconciencia es tan amplio que no es fácil describir todo lo que nos puede ayudar, esto es posible gracias a que la mente está implicada en todos los procesos del cuerpo.