La base de Emoconciencia es la liberación de sentimientos y emociones. En los inicios de la terapia se buscaba la inmediatez en la obtención de resultados con el objetivo de encontrar rápido alivio a las dolencias físicas y psicológicas de los afectados. Para ello se creó un protocolo de trabajo fácilmente aplicable y, en más del 90% de los casos, con resultados medibles desde la primera sesión.

Emoconciencia nace a lo largo del año 2006 como terapia presencial, pero es en 2012 cuando, ante la dificultad para desplazarse de algunas de las personas interesadas en recibir terapia, se comienza a trabajar a distancia (telefónicamente, online, etc.) con resultados muy similares a los obtenidos en una consulta física.

Gracias a Internet y a la mejora de las comunicaciones, a día de hoy, la terapia ha llegado a más de 10 países de todo el mundo y muchas personas han recibido o están recibiendo con éxito Emoconciencia a distancia. Es fantástico, además de una gran satisfacción como terapeutas, poder conectar con cualquier parte del mundo para ayudar a las personas que lo necesitan desde la intimidad y comodidad de sus casas.